Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 11 de febrero de 2009

Nuevos escenarios sociales: punto de partida para una gestión educativa.

 ¿Existirá una forma diferente de realizar esta actividad? ¿Sería posible desplegar una renovada vía de comunicación con los miembros de mi institución para así atender a sus preocupaciones de una manera más efectiva?

 Las instituciones educativas se encuentran en una posición muy especial en la actualidad: por un lado están intentado una apertura hacia los diversos actores sociales que integran la comunidad educativa y por otro reciben constantes cuestionamientos respecto de la necesidad de una actualización y adecuación a los nuevos requerimientos sociales.

 Si las formas, canales y protocolos de comunicación han cambiado ¿por qué no habría de hacerlo la manera en la que llevamos adelante el proceso de enseñanza? La educación adhiere frecuentemente a estructuras que adoptan una forma jerárquica piramidal, pero esto ya no se adecua a las dinámicas sociales vigentes. Debemos entonces impulsar una nueva estrategia educativa sin olvidar, que los cambios necesarios en este área no son sólo pedagógicos: si no son acompañados por modificaciones de lo administrativo, ambos campos entrarán inevitablemente en conflicto.

 Teniendo en cuenta que todas las instituciones educativas están formadas por seres humanos, estos cambios requerirán avanzar más allá de la administración de los recursos dados para dirigirnos en dirección a una gestión transformadora, capaz de crear nuevos espacios y dinámicas de intercambio y reflexión entre los miembros. 
 "En el marco de los procesos de innovación resulta de fundamental importancia tener en claro la diferencia entre administrar y gestionar. Este punto es clave ya que señala el posicionamiento del director frente a su tarea. En el primer caso, se tiende a tratar de mejorar lo que se tiene, mientras que en el segundo se apunta a armar algo diferente, probar un cambio. Se debe pensar entonces una gestión que tenga más que ver con la idea de transformar y no de conservar todo lo ya se posee."(María Teresa Lugo y Valeria Kelly, 2007:127)

 Las comunicaciones por correo electrónico y celular nos han invadido. Este último, además, ya no es un simple teléfono: es un centro de mensajes en el más modesto de los ejemplos y puede incluso llegar a ser un completo módulo multimedia o de información, capaz de visualizar desde un diario hasta la última resolución del ministerio de educación o reproducir un video o una canción. Desconocer esto dentro del ámbito de la gestión de instituciones educativas es, en el mejor de los casos aislarse del contexto social, tornando más que dificultosa la elaboración de estrategias que pretendan acercarse a la problemática planteada en la introducción de este texto.

 Sin embargo, la sola inclusión de nuevos recursos provenientes de las tecnologías de la información y comunicación no es garantía de cambio. Es preciso acordar estrategias que permitan llevar adelante, tanto desde lo pedagógico como desde lo administrativo, líneas de acción que aprovechen las nuevas posibilidades que estas proponen. Tener una computadora lo suficientemente potente como para generar la proyección en tercera dimensión de la batalla de San Lorenzo y utilizarla como "máquina de escribir" no es, sin duda, una manera de aprovechar este recurso para un cambio de gestión desde lo pedagógico.

 "Además de ser una mejora en las prácticas pedagógicas, las TIC permiten optimizar la gestión de la información en las tareas de gestión administrativa. Al mismo tiempo, si se concibe a la escuela como “usina de información”, se puede hacer un uso potente de las TIC para la toma de decisiones pedagógicas. En otras palabras, un eficiente sistema de gestión de la información relacionada, por ejemplo, con las características de la población escolar, su rendimiento académico, la tasa de retención, repitencia y deserción del alumnado, brindarán un panorama certero para resolver las cuestiones pedagógicas que la escuela tiene por especificidad."(María Teresa Lugo y Valeria Kelly, 2007:126)

 Es poco probable la concepción de un proceso lineal y único por el que todas las instituciones puedan atravesar para gestionar las TIC al interior de las mismas (NCTE, 2002). Por tanto, conocer el punto en el que se encuentra la institución y dónde es que se quiere llegar, o mejor dicho, hacia dónde queremos encaminarla, serán los puntos fundamentales que deberemos conocer antes de comenzar cualquier acción.  Los espacios de diálogo y trabajo colaborativo podrán construirse de manera mancomunada para lograr entonces un ámbito de pertenencia por parte de los actores involucrados, propendiendo así a la sustentabilidad del proyecto.

 Los puntos de inflexión producidos durante las transformaciones sociales son sin duda momentos de oportunidad para un cambio que implique una mejora cualitativa. Involucrarnos en esto o dejar hacer es nuestra elección. 


Referencias:

María Teresa Lugo y Valeria Kelly (2007) "La Gestión de las TIC en las Escuelas: el Desafío de Gestionar la Innovación" en AA.VV. (2007) Las TIC: del aula a la agenda política. UNICEF, Buenos Aires, 2008

NCTE (2002) Planeamiento de las TICs. En Módulo de planeamiento y asesoramiento en TIC. National Centre of Technology in Education. Dublin. 2002. Disponible en inglés en www.ncte.ie

Creative Commons License
Nuevos escenarios sociales: punto de partida para una gestión educativa. by Lisandro Laura is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 2.5 Argentina License.

martes, 10 de febrero de 2009

Colección educ.ar - Los Medios Masivos en la Educación

 No son pocas las veces en las que me he cuestionado respecto de la pertinencia de los materiales educativos, o la necesidad de adecuar los recursos utilizados en los cursos que dicto a los tiempos que corren. Estos materiales, sin dudas, apuntan a ampliar las fuentes de información, enriquecer las prácticas o pueden, inclusive, coadyuvar en los procesos de reflexión, discusión y metacognición de las actividades, conceptos y prácticas que abordamos tanto nosotros como nuestros estudiantes.
 El recorte que hagamos del abanico de posibles recursos, pondrá en juego la relación (o no) con el contexto cultural y social del estudiante, pudiendo tanto favorecer como obstaculizar el proceso que llevaremos adelante con ellos. Sabemos que cualquier grupo, con el que transitemos el proceso educativo, dista mucho de ser una masa homogénea que reacciona por igual frente a la misma propuesta. Las singularidades dentro de los grupos de estudio son muchas y, por tanto, es nuestra elección el proponernos un recorrido lo suficientemente flexible como para no excluir estas diferencias, las cuales, gracias a la pericia docente, lejos de generar resistencia en el desarrollo del curriculum, seguramente enriquecerán nuestras experiencias.

 Si es que pretendemos utilizar un espacio que se relacione con el contexto sociocultural de los estudiantes, las nuevas tecnologías son un camino casi obligado en estos tiempos. Inclusive, a nivel estatal en América Latina, existen diversos proyectos que impulsan la integración y el facil acceso a estas herramientas y recursos por parte de los sectores económicos con menor poder adquisitivo.

 Un factor que no puede menospreciarse en la tarea de gestión educativa es el elevado costo del software, que muchas veces ha sido destacado como factor de resistencia para llevar adelante proyectos en este ámbito. Sin embargo, desde el portal educ.ar (el portal educativo de la nación Argentina), se ha visto nacer una iniciativa que ya cuenta con unos 20 títulos de acceso gratuito desde internet, abordando un amplio espectro de temas y problemáticas con incumbencia en los diversos niveles de educación formal.

Retomando el eje referido al contexto social y cultural en los procesos educativos, no podemos dejar de lado la presencia de los medios masivos de comunicación, los cuales atraviesan, reflejan, modifican, crean y actúan en estos campos. Es preciso tomar conciencia del impacto que poseen y por tanto prepararnos para ser lectores críticos y, por que no, productores dentro de este área, así seamos docentes o estudiantes.

 La "Colección educ.ar", como se la ha dado en llamar, propone en uno de sus últimos títulos "Estudiar Medios Masivos con Internet", que corresponde a la entrega 19 de su colección. Esta obra nos invita a descubrir conceptos relacionados con la semiótica y su aplicación en los medios masivos, así como un pequeño recorrido histórico de los mismos, tanto a nivel nacional como global.
"Como todos los títulos de la Colección educ.ar, este CD está organizado como un sitio de internet, con el objetivo de que su uso sea también un entrenamiento para acceder al mundo de la información digital" [Educ.ar 19, SF:Cómo usar el CD]
 La composición de este material educativo es muy similar a un libro transportado al formato de hipertexto, en donde la navegación está pensada principalmente en una forma lineal y por tanto, puede servir como introducción o primer acercamiento a este tipo de recursos. Para ejemplificar esto, podemos decir que al acceder a cada sección de esta edición de la colección, nos encontramos con un pequeño párrafo como encabezado, que es continuado por un índice de temas, a los cuales puede uno dirigirse tras presionar sobre el vínculo correspondiente. En el caso de querer desplazarse al siguiente punto o "capítulo", debemos retornar al índice de la sección y así seleccionar el próximo tema o aquel al que quisiéramos dirigirnos. Si alguna vez hemos visitado alguna página en Internet, no tendremos dificultad en recorrer esta obra.

 No abundan, dentro del texto alfabético, los vínculos externos o aquellos que comuniquen entre sí las diversas secciones o capítulos y, de encontrarlos, se advierten claramente reconocibles y pocas veces integrados en el párrafo de lectura. Esto genera cierta simpleza en la concepción de estas interconexiones, evitando, de esta manera, la posible sobrecarga cognitiva que pudiera ser producto del enfrentase a un formato nuevo (o poco frecuentado), en el caso de aquellos que reposen sus estudios en libros de texto impreso.

 Como contraposición a lo dicho en el párrafo anterior encontramos una sección completa llamada "Materiales Multimedia", en la que están catalogados los recursos de imágenes, video y sonido que se han seleccionado. También accederemos aquí a lo que han dado en llamar los "Sitios para material en internet", en donde será posible recorrer una lista de enlaces que corresponden a los diferentes tipos de medios gráficos y audiovisuales. Podemos, desde este segmento de la obra, ampliar los recursos de lectura, si es que uno así lo desea.

 "Los destinatarios del CD 19 'Estudiar medios masivos con Internet' son los docentes y alumnos de Nivel Inicial, Primaria y Secundaria." [Educ.ar 19, SF:Cómo usar el CD]

 En términos generales, podríamos decir que la imagen del lector ideal o destinatario que los autores manifiestan son docentes que deseen encontrar nuevos recursos para sus clases o estudiantes de un instituto de formación docente. Esto lo encontramos reflejado principalmente en el párrafo: "Como receptores, y fundamentalmente como docentes, enfrentamos la responsabilidad de acrecentar nuestra propia capacidad –y la de nuestros alumnos– para hacer una lectura crítica de la infinita cantidad de productos que los medios ponen a nuestro alcance. Por eso necesitamos contar con herramientas teóricas y metodológicas útiles que permitan analizar los mensajes de los medios." [Educ.ar 19, SF:El siglo audiovisual]

 Si bien es cierto que el material puede ser utilizado para un trabajo de investigación de alumnos de secundaria, el texto alfabético pareciera apuntar a un contrato de lectura que contempla a un docente como receptor. Además, la sección "Actividades para el Aula" y la orientación hacia la elaboración de "Guías para Analizar los Medios Masivos", refuerzan la asociación de este material al sector mencionado. 

 Respecto a las guías de análisis propuestas en la obra que mencionáramos anteriormente, debemos decir que, algunas veces, parecieran encabezar un lineamiento demasiado normativo y dogmático, lo que puede apreciarse en el encabezamiento de la sección en cuestión: "La que sigue es una guía para realizar un correcto análisis de alguna noticia aparecida en la prensa gráfica" [Educ.ar 19, SF:Guía para analizar los medios gráficos] ¿Correcto y único? ¿No existen otras posibilidades? Esto es sin duda una puerta abierta para la discusión de una postura crítica respecto a los medios masivos (e internet es uno de ellos).

 "Dicho de otro modo: internet reúne un vasto corpus de trabajo para actividades escolares en cualquier materia. Pero esa vastedad obliga a un doble trabajo. Uno está relacionado con el acceso a la información: cómo buscar material gráfico y audiovisual, acceder a los archivos y seleccionar y desbrozar la paja del trigo en ese universo. Otro –una cuestión sobre la que se reflexiona desde hace décadas– es el de cómo analizar la información que proporcionan los medios masivos, evaluar los mensajes que éstos transmiten y entender el lenguaje periodístico para trabajar a partir de él en cualquier área." [Introducción: sociedad, comunicación, escuela]

 Debemos destacar, como punto de relevancia en este material, la sección de actividades para el aula. Seguramente los docentes encuentren en este apartado ideas para aplicar los contenidos y conceptos desarrollados en otras secciones. Las exposiciones son claras y concisas, teniendo el docente que elaborar la adecuación final al grupo que pretenda proponerlo y decidir si las mismas son motivadoras y viables para ellos.

Si un curso de estudiantes de profesorado utiliza este material, puede aprovecharse esta sección para discutir las estrategias que llevarían adelante en el abordaje de las actividades propuestas y la pertinencia que estas tienen para el nivel que se sugiere dentro de la obra (primario o secundario de la educación formal) .

 El diseño gráfico de este material es austero, con lo que se refuerza la preponderancia del texto alfabético como eje de esta obra. Logra, en esta austeridad, una integración con la diagramación de las anteriores presentaciones, pauta que puede ser tenida en cuanta si es que deseamos que nuestros estudiantes reflexionen en torno de la construcción de continuidad o contrato de lectura como necesaria o no dentro de un medio masivo.

 Unos párrafos más arriba hacíamos referencia a que los recursos audiovisuales se encontraban mayoritariamente dentro de una misma sección creada a tal fin. Las pocas las imágenes fijas fuera de este segmento mencionado, que encontramos disponibles como soporte de ejemplos de análisis, son algo pequeñas y no podemos aumentar fácilmente el tamaño de las mismas, lo cual hace que uno deba confiar principalmente en el texto alfabético asociado a ellas para entender lo que estas contienen. Además se ha elegido para su disposición una escisión entre texto e imagen, continuando de esta manera con la tradición de diseño de los textos alfabéticos impresos.

 Si tuviéramos dudas respecto a la accesibilidad de este material para aquellos que no están habituados a este tipo de formato, el anexo "Cómo usar el CD" despejará cualquier atisbo de objeción. Sin dudas, esta es la sección más elaborada y refinada de la obra en cuestión. 
Dividida en dos apartados encontraremos bajo las "secciones del CD" una clara imagen reflejando lo que encontramos cuando ingresamos por primera vez a la obra, imagen que se integra con un texto distribuido alrededor de la misma, permitiéndonos distinguir fácilmente las posibilidades de interacción de la página principal de este título. La sección explota extraordinariamente el recurso de contigüidad entre texto alfabético e imagen, siendo realmente esclarecedora en cuanto al funcionamiento de la presentación. También, y separado de la imagen anterior, hallaremos aquí los "Destinatarios y Objetivos de este CD", a los cuales ya nos hemos referido.
 El segundo apartado, "Cómo Navegar el CD", nos detalla la razón de ser de cada uno de los iconos que encontraremos dentro del título, lo que nos facilitará comprender las formas en las que podemos realizar diferentes interacciones con la obra, más allá de su portada.

 Debemos destacar que casi todas las secciones poseen la opción de realizar una "Versión para Imprimir", la cual "tiene el mismo texto que muestra la pantalla, pero en un diseño más práctico para leer en papel y adecuado para el ahorro de insumos." (Educ.ar 19). Podemos entonces utilizar los materiales que encontramos en la obra como texto alfabético impreso o tradicional en los casos en los que no contemos con computadoras, pero debemos recordar que perderemos la posibilidad de seguir los enlaces que se presentan dentro del texto, que pueden potenciar la lectura.

 "El alfabetismo en cualquier ámbito no sirve en realidad de mucho si no se sabe nada sobre las prácticas sociales de las que el propio alfabetismo forma parte. Y, naturalmente, esas prácticas sociales implican mucho más que una simple vinculación con la letra impresa." (Gee, 2005)

 Es algo relevante impulsar la integración de materiales educativos como este, que propendan a una introducción de los docentes y estudiantes de profesorado a los ámbitos semióticos de las nuevas tecnologías y de las formas de discurso que las envuelven, si es que pretendemos contribuir para una alfabetización digital como piedra angular de una democratización del conocimiento y la información.

 Si no orientamos nuestros esfuerzos en este sentido, Internet y las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, podrían transformarse en otra herramienta para acentuar la exclusión y segregación social. Recordemos que quienes damos sentido a la herramienta somos nosotros, los docentes; y es en esa creación de sentido en la que podemos coadyuvar a abrir las puertas a nuestros estudiantes para una sociedad de conocimiento compartido y construido conjuntamente entre todos.

 "Para lograr una buena configuración de los procesos de enseñanza, el docente debe tomar algunas decisiones adecuadas. Las decisiones de los docentes están fundadas sobre las concepciones que ellos tienen, entre otras, acerca de qué es enseñar, qué es aprender, cuál es la naturaleza de los conocimientos que los alumnos deben adquirir y qué funciones tiene que cumplir la escuela. Hay, pues, un conjunto de teorías o ideas más o menos explícitas, o a veces, implícitas, basadas en el sentido común o en teorías científicas, según los casos, a través de las cuales cada docente procura construir explicaciones de los procesos y las funciones relacionadas con la intervención pedagógica. Esas explicaciones le sirven de fundamento cuando diseña su proyecto de enseñanza." (Camilloni y otras, 1998:67)

 El desafío de la alfabetización ha superado en nuestra era la mera decodificación de textos alfabéticos, hemos tomado conciencia que la lectura es un proceso contextualizado que apunta a la generación de sentido y son múltiples los lenguajes y procesos que en ella intervienen. Los caminos que transitemos en los procesos de enseñanza seguramente dejarán huella en nosotros y sobretodo en nuestros estudiantes.

Referencias:

Camilloni, A. Y Otras (1998) "La Evaluación de los Aprendizajes en el Debate Didáctico Contemporáneo." en AA.VV. (1998) La Evaluación de los Aprendizajes en el Debate Didáctico Contemporáneo, Paidós, Buenos Aires.

Gee, James P. (2005) Lo que nos enseñan los videojuegos sobre aprendizaje y alfabetismo. Ed. Aljibe, Málaga. Cap. 2

Sitios en internet:

Colección Educ.ar 
(http://coleccion.educ.ar/coleccion/index.html) visitado el 05/01/09

Educ.ar 19
(http://coleccion.educ.ar/coleccion/CD19/contenidos/index.html) visitado el 05/01/09

Creative Commons License
Colección educ.ar - Los Medios Masivos en la Educación by Lisandro Laura is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 2.5 Argentina License.